El Chapuzas Informático > Hardware > Así reta TSMC a sus ingenieros de mantenimiento: con una nota «bomba

Así reta TSMC a sus ingenieros de mantenimiento: con una nota «bomba

Fabricar chips es algo que requiere tanta precisión y eficiencia, que un solo fallo puede suponer perdidas de cientos, por no decir miles de millones de dólares. En ese punto es muy importante la puesta a punto y se puede decir que el mantenimiento en TSMC sigue unas normas cuanto menos curiosas y son en apariencia un juego, pero que esconden métodos mucho más siniestros.

TSMC es sin duda la mayor fundición o fábrica de chips asiática de la que os hemos hablado largo y tendido de sus diferentes tecnologías. Si bien la fabricación de chips requiere entornos totalmente aislados para evitar la entrada de la más mínima mota de polvo, estas requieren mantenimiento. ¿Y quién lo hace? Pues los propios operarios, ahora bien. La metodología utilizada es cuanto menos curiosa a la vez que efectiva dada la eficiencia de la fundición taiwanesa, pero es que en la fabricación de chips no se pueden permitir ni un solo fallo en el proceso por pequeño que sea.

El mantenimiento en TSMC: un juego para encontrar notas «bomba»

Instalaciones TSMC

En toda fábrica el mantenimiento de cada una de las máquinas y robots se ha de hacer a diario y si hablamos de piezas de alta precisión que se encargaran de escupir en el silicio el chip de tu próxima consola o tarjeta gráfica aún. La fabricación de semiconductores es un proceso de precisión que puede llegar a ser estresante para los trabajadores, y es por ello que desde TSMC han creado una forma cuanto menos atípica y que llama poderosamente la atención.

Pues bien, la metodología de mantenimiento en TSMC consiste en esconder una hoja con la palabra «bomba» en el interior de cada máquina, es decir, la clásica yincana que se suelen hacer en las colonias cuando eres un zagal. ¿El objetivo? Que los operarios de mantenimiento la busquen mirando hasta el último recoveco de la fábrica. ¿Qué ocurre si no la encuentran? Pues que la empresa sabe que el mantenimiento no se ha hecho bien y son amonestados en conjunto a través del sistema de puntos interno de la compañía. De esta manera se aseguran que todo tenga su puesta a punto y no aparezcan problemas en la producción.

Con tal de asegurarse de que ha habido un mantenimiento de cada máquina implicada en el proceso de producción, se le pide a los técnicos de mantenimiento que busquen dicha nota en cada una de ellas. En especial, lo que se busca es que revisen cosas como mirar si hay escapes de ácido o fugas de agua. En todo caso, TSMC no se puede jugar perder millones de dólares por fallos de este tipo y es una forma que tienen de asegurarse que todo funciona en orden, en apariencia inocente, pero totalmente disciplinaría.

¿Qué ocurriría si no hicieran la puesta a punto?

Obleas TSMC

El hecho que una parte de una fábrica deje de funcionar significa que toda la cadena de producción se ve enlentecido o en el peor de los casos parada total y cierre. TSMC maneja contratos de miles de millones de dólares con empresas como Apple, AMD, SONY, Microsoft, Qualcomm y muchas otras. Un fallo en la capacidad de producción puede ser perjudicial para ellas y dejaría la fiabilidad de la fundición por los suelos, destruyendo su futuro dado los altos costes de desarrollo y despliegue de cada una de sus nuevas tecnologías

Poco a poco, los altos costes en desarrollo han convertido el desarrollo de nuevos chips en un siniestro juego de la silla, en el que quedan pocos en pie y donde cualquier error de mantenimiento en TSMC u otras fábricas de chips puede resultar en el final de su carrera. Es más, son sin duda la empresa más importante de Taiwán en estos momentos y su caída puede suponer un descalabro económico para la China nacionalista inédito hasta el momento.