El Chapuzas Informático > Refrigeración > ARCTIC Alpine 17: Disipador básico y económico pero sin utilidad real

ARCTIC Alpine 17: Disipador básico y económico pero sin utilidad real

El ARCTIC Alpine 17 es todo lo contrario a lo que solemos ver en cuanto a sistemas de refrigeración por aire, y básicamente aquí estamos ante una CPU muy económica, fácil de instalar, y que refrigerará una CPU sin problemas, por lo que es una opción ideal para sustituir el disipador de referencia de un procesador que ya esté dando la lata de forma muy rápida al no necesitar de herramientas o un refuerzo en la parte trasera de la placa para evitar problemas de sobrepeso.

De esta forma tenemos al Alpine 17 y al Alpine 17 CO. Ambos emplean el mismo disipador de aluminio con diseño circular con una base donde ya está preaplicado el compuesto térmico ARCTIC MX-4, y donde todo ello se refrigera por medio de un ventilador PWM de 92 mm. La única diferencia entre ambos modelos, es que el CO ve como su ventilador (de color negro) alcanza velocidades más altas para añadir un pequeño extra en disipación. Hablamos de unas velocidades de 100 a 2000 RPM frente a un rango de 250 a 2700 RPM. Eso sí, la compañía omitió cualquier detalle en términos de flujo de aire y presión estática, aunque supongo que en este tipo de producto poco importa.

ARCTIC Alpine 17

La información del ARCTIC Alpine 17 se completa con un ligero peso de 288 gramos, su altura es de apenas 77 mm para ser compatible con prácticamente cualquier sistema, tenemos 6 años de garantía, y unos precios de 13,99 euros y 14,99 euros para el modelo CO, aunque curiosamente, lo de «sin utilidad real«, se debe a que la compañía indica que únicamente es compatible con el socket LGA1700, es decir, procesadores Intel Alder Lake, y es que un simple Intel Core i3-12300 incluye un sistema de refrigeración de referencia bastante decente como para pensar en pagar un plus para sustituirlo cuando realmente no le haría falta.

Artículos relacionados